ILCL y Colección Dársena participaron en la II Feria Internacional del Libro de Valparaíso

Durante el espacio se presentaron libros de la Colección Dársena, en conjunto con publicaciones independientes de profesores de las áreas de lingüística y literatura.

08.01.2019

Durante la última versión de la Feria Internacional del libro de Valparaíso (FILVA) el Instituto de Literatura y Ciencias del Lenguaje, fue invitado a participar como expositores de la feria además de realizar un coloquio que vinculara la actividad académica con la publicación editorial literaria que emana desde las universidades.

La Colección Dársena fue el principal expositor del ILCL en esta feria, quienes han cumplido 5 años de vida y tienen 11 títulos publicados, los cuales son trabajados en conjunto con Ediciones Universitarias de Valparaíso (EUV), los cuales son editados en cuatro líneas de publicación: estudios, archivo, panoramas y lecturas. En la jornada los profesores Dr. Hugo Herrera Pardo y Dr. Claudio Guerrero Valenzuela, ambos investigadores y con recientes libros publicados, presentaron el coloquio “La edición universitaria: 5 años de Colección Dársena ILCL-PUCV”.

Hugo Herrera explica que “algunos libros de nuestro catálogo interesan más que otros, sobre todo los que recopilan ensayos sobre poetas nacionales. Pero nuestra proyección al sumarnos a este espacio es, precisamente, poder ir construyendo un lugar de recepción para los libros que publicamos que se ubique más allá del espacio académico en el cual se han visibilizado hasta ahora”. Tanto el ILCL como los académicos e investigadores de la Unidad Académica, sostienen que es importante buscar espacios de vinculación con otras audiencias fuera de la academia y poder llevar este conocimiento a más gente.

Por su parte, Guerrero declara que esta acción es una parte esencial de la misión que debe cumplir la universidad, donde el vínculo entre la sociedad y la universidad se ha visto distanciado y este conocimiento queda muchas veces en minorías privilegiadas. “La edición universitaria viene a ser, en este sentido, una de las formas más visibles de hacer ese trabajo de difusión, ya que permite, entre otras cosas, instalar temas relevantes, generar debates públicos y propiciar la reflexión en pos de una sociedad más culta, mejor informada y consciente de los problemas que la atraviesan”, señala el académico, quien cree que estos espacios permiten abrir las aulas universitarias para quien lo “desee o necesite”.

Ambos expositores señalaron que durante el coloquio presentado, el público estuvo muy interesado en la historia y legado de EUV, quienes tuvieron excelentes publicaciones durante la década de los setenta y ochenta, y las posibilidades de volver a editar algunos de estos títulos. En este sentido, Guerrero explica que Dársena sitúa su trabajo en una perspectiva histórica, rescatando parte de ese pasado del cual se siente heredero, a lo que Herrera agrega que existe en la cultura literaria de la región y nacional “libros (que) han quedado fijados en el imaginario. Una proyección similar esperamos lograr con Dársena y por eso creemos que el escenario de FILVA es propicio”.

La publicación académica y los medios independientes

Uno de los grandes desafíos para la academia es poder acercar el conocimiento y saberes de la investigación, tanto de la literatura como de otras áreas a un público general. Es por este motivo que el Dr. Claudio Guerrero señala que “la publicación académica relacionada con la literatura creo que atraviesa momentos contradictorios. Por una parte, hay más editoriales donde poder publicar, ya sea en casas editoriales universitarias o en algunas editoriales independientes que se han abierto al ensayo y a los trabajos críticos de más largo aliento (…) Pero aún es insuficiente. Porque, por otra parte, creo que hace falta un desarrollo mayor de otro actor relevante para el campo cultural: el divulgador, el crítico, el intelectual comprometido con una tarea de difusión y que yo creo que está retirado del espacio público”.

El Dr. Hugo Herrera comparte este sentimiento, indicando que hacen faltan más espacios para la difusión y reflexión, como el realizado por el suplemento literario Grado Cero del diario El Cuidadano, “el cual durante el año 2018 reseñó libros de más de sesenta editoriales independientes nacionales. Ningún otro medio nacional, ni escrito ni digital, se acerca a esa cifra”, añade el académico. Si bien cree que esto es un elemento positivo se debe seguir trabajando en esta línea, donde “el desafío es de diálogo pero también de intervención”, siendo FILVA una oportunidad crucial para ejercer esta labor. 

Respecto al escenario actual de las publicaciones en la Quinta Región, Herrera finaliza enfatizandio que “es muy diversa, sólida, amplia (…) y con eventos que contribuyen a apoyar esa escena, como las ferias del libro independientes o la FILVA, las cuales dan cabida a todo tipo de proyectos editoriales, desde las que trabajan con copyrights hasta las que lo hacen con creative commons, copyleft o anticopyright, atravesando ello también por categorías etarias, de trabajo gráfico, culturales, etc.”.