Chaucha, criptomoneda made in Chile

César Vásquez, ingeniero civil eléctrico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso es quien está detrás de esta innovadora iniciativa.

23/01/2019

En diciembre de 2017 en distintos medios nacionales comenzó a aparecer repetidamente el nombre de Chaucha, la primera criptomoneda chilena. En la prensa se destacaba que en apenas 4 meses la divisa electrónica había logrado crecer hasta en un 2.000%, permitiendo a los chilenos acercarse a esta tecnología que lleva casi 10 años revolucionando la economía mundial.

Detrás de este innovador proyecto se encuentra César Vásquez, Ingeniero Civil Electrónico PUCV y fundador de Chaucha, quien junto a la colaboración del ingeniero en software, Camilo Castro, creó esta moneda digital con la intención de masificar el uso de esta tecnología en el país.

En sólo 8 meses estos jóvenes lograron convertir lo que partió como una humilde y loca idea, en un proyecto importante.

El primer acercamiento a las criptomonedas

César egresó a comienzos de 2017 y andaba en busca de trabajo cuando se interesó en el mundo de las divisas electrónicas. Se consiguió 20 mil pesos con su hermana e invirtió en Ethereum. Comenzó a aprender más sobre el tema, compró bitcoin y también a perder el dinero.

“Entendí que usar una criptomoneda sirve mucho para aprender, más que para ganar plata, si uno no se sube a un auto nunca va aprender a manejar, hay que subirse para saber los riesgos. Eso fue lo que hice con las primeras 20 lucas”, señala César, quien, motivado por esta nueva experiencia, decidió entrar en el mundo de las criptomonedas, el blockchain, el minado, exchange y otros términos con los que se fue familiarizando en el camino.

Si bien sus estudios universitarios no se relacionaban con el tema, desde los 13 años de manera autodidacta se dedicó a programar, por eso no le fue difícil aprender cómo funcionaba esta tecnología.

“Con Camilo creamos la primera red, luego tuvimos que buscar un servidor, ya que si apagábamos nuestros computadores la red desaparecía. Un amigo, Roberto, nos prestó los primeros servidores, nos ayudó sin conocer mayormente el tema, solo porque se entusiasmó y confió”, recuerda César sobre los inicios de Chaucha.

Luego de probar la red entre ellos por varias semanas y asegurarse de que todo funcionara correctamente decidieron compartir el código en algunos grupos de Facebook, ahí llegaron los primeros interesados que ayudaron con el “minado”.

¿Qué son las criptomonedas?

Son monedas digitales, utilizan un cifrado y existen solamente en la web, sirven para transferencia de dinero o para el pago de un determinado producto. Su característica más importante es que no le pertenecen a ningún país o gobierno, son independientes de una economía. Su creador es anónimo y decidió que su invento fuera de licencia libre, así, son los usuarios quienes mantienen en funcionamiento la plataforma. Bitcoin fue la primera criptomoneda creada en 2009 y que por estos días ha llegado a alcanzar los 17.600 dólares.

César junto a Camilo crearon Chaucha con fines principalmente educativos, lo denominan aprendizaje autodidacta, por eso en su web del Proyecto Chaucha se puede encontrar, en palabras sencillas, lo que significan las criptomonedas y toda la tecnología que hay detrás de ésta (véase docs.chaucha.cl).

“Una criptomoneda vive dentro de una red que mantienen miles de usuarios a través del mundo, en donde cada uno de ellos tiene una copia exacta de todas las transacciones que se han hecho. Este archivo de transacciones es llamado Blockchain, y permite que nadie pueda modificar elementos de la red sin que otro usuario lo sepa. Se almacenan en monederos electrónicos (llamados Wallets), que permiten crear direcciones para recibir y enviar criptomonedas a otros usuarios a través de la red. Estas direcciones tienen asignadas una clave privada, que ayuda protegerlas de robos o ataques informáticos”, destacan en la web de Chaucha.

Las criptomonedas se pueden obtener minando, comprando o transfiriendo. “Para que la red funcione correctamente es necesario que los usuarios le entreguen algo llamado Hashing Power, lo que permite verificar que todas las transacciones son correctas. Este proceso es llamado Minado de criptomonedas, a partir de que la red recompensa con criptomonedas a los usuarios”.

El valor comercial de ellas está determinado por la oferta y la demanda, así el precio se fija entre el valor mínimo de venta y el valor máximo que están dispuestos a pagar por su compra.

Volviendo al Proyecto Chaucha

En Agosto de 2017 se creó la primera red y en septiembre Chaucha salió al mundo a través de un foro que permitió que el proyecto creciera y se fuera convirtiendo en realidad.

“En ese momento la Chaucha no tenía ni valor ni uso, era un experimento, varias personas llegaron a minar para poder obtener las primeras Chauchas, ya que como estábamos comenzando no se podían comprar ni vender. La red necesita resolver cierta cantidad de puzzles en un minuto para generar un bloque del blockchain de información y cuando se genera ese bloque, la persona que lo creó se lleva un premio de 1,5 Chauchas, ese premio es la forma de crear la criptomoneda, de cómo va entrando al mercado. No es como el Banco Central que puede imprimir cada día una cantidad de billetes, acá se sigue una regla de la informática basada en algoritmos”, explica César. Hoy, se han generado alrededor de 2.100.000 Chauchas.

A fines de octubre la moneda digital se comenzó a ofrecer por medio de una plataforma Argentina, esto permitió que se le pudiese otorgar un precio, ya que hasta el momento sólo se podía obtener minando. Hoy, se puede encontrar en el sitio web Orionx, en esta plataforma se pueden encontrar distintas criptomonedas. Debes crear una cuenta, asociar una tarjeta bancaria y comenzar a hacer las transacciones.

“Se puede comprar incluso con la cuenta rut, lo que hizo más fácil el sistema. Así, creció, se comenzó a hacer conocida. El enfoque de la creación de la criptomoneda en el mundo tiene dos focos, uno donde las personas arman un proyecto a partir del desarrollo tecnológico que están presentando y el otro es el enfoque de comprar porque te vas a hacer millonario. Nosotros decidimos irnos por la parte más honesta y simple que es demostrar lo que se está haciendo y esto ha hecho que las personas se interesen en la Chaucha, más allá del precio”, destaca su fundador.

¿Por qué se llama Chaucha?

“El nombre de Chaucha viene de la moneda de 20 centavos de peso que su homologo hoy debe ser la moneda de 10 pesos, que en realidad hoy nadie la quiere, pero es parte de la economía, eso es la Chaucha, es una base. Lo que importa de ella no es su valor económico, sino de cómo sirve para el mercado, su utilización. Hay que buscarle formas de uso, dar un valor a partir de la sociedad y no de la economía”.

En el poco tiempo de vida de Chaucha, el valor de ésta ha variado notablemente, de los $5 iniciales, pasó por los $500 e incluso llegó a estar en $6.000 para la Navidad.

Sobre el futuro de las criptomonedas en Chile, plantea que “hasta ahora la gente no la ha ocupado mucho ya que la están recién conociendo, además, Chile es un país estable económicamente. Donde más se usan criptomonedas es donde la confianza en las instituciones se ha perdido, la gente se resguarda en las criptomonedas, por ejemplo en Venezuela, así se amparan de las decisiones económicas que tiene un estado. Hay países que han optado por bloquearla y hacerla ilegal, esperemos que acá no pase eso”.

Respecto a lo que le ha significado el proyecto Chaucha, César Vásquez explica que fue un experimento. “Acá el ganar plata y ser rico y famosos no resulta, pero el desarrollo de la Chaucha me ha dado la tranquilidad para poder desarrollar mis proyectos de forma tranquila, tener un sueldo y un trabajo al que mi familia no le tenía mucha fe. Estoy haciendo lo que me gusta, estoy entretenido con el tema”, señala.

Aún se ve con cierta incertidumbre el futuro de las criptomonedas en Chile, sin embargo el Proyecto Chaucha se impuso como un referente a nivel local, masificando el tema a través del ejercicio autodidacta de aprender haciendo, permitiendo llamar la atención de personas de cualquier edad o condición social. Así, la apuesta de quienes ven a las criptomonedas como la moneda del futuro es que en algún momento se pueda prescindir de los bancos y potencien el crecimiento de los comercios virtuales.

Dato

El primer uso documentado de una criptomoneda fue el 17 de mayo del año 2010, en aquella oportunidad se utilizó 10000 bitcoin para intercambiar dos pizzas. Este hito en la historia es conocido como "La pizza más cara del mundo", y cada año se celebra este día calculando el precio actual de esta transacción.