Mauro Núñez, ex alumno de la Escuela de Negocios y Economía:

“Volver a Chile es visitar a la familia, ver a mis amigos y pasar a la Universidad”

En 2011, la empresa PCI SSC lo reclutó como gerente de Operaciones. Dicha organización es una de las más importantes en materia de estándares de seguridad de la industria de tarjetas de pago, tanto de crédito como de débito.

Abril 2019

Hace aproximadamente 14 años que Mauro Núñez, ex alumno de la Escuela de Negocios y Economía PUCV, vive en el extranjero. Principalmente en Boston, Estados Unidos, pero también por un tiempo en China y Francia, debido a su trabajo como gerente de operaciones de PCI Security Standards Council.

Oriundo de San Fernando, Mauro no siempre quiso estudiar Ingeniería Comercial. En primera instancia escogió Ingeniería en Minas en la Universidad de Santiago de Chile, sin embargo, a pesar de que le fue bien académicamente, durante el primer año se dio cuenta de que no era lo suyo. Dio nuevamente la Prueba de Actitud Académica y postuló a la Universidad Católica de Valparaíso.

Con el panorama un poco más claro, se vino a Valparaíso, donde asegura haber vivido la universidad “a concho, hice todo lo que hay que hacer, primero como alumno, ayudante de Economía, y luego como presidente del Centro de Alumnos de la Escuela y, posteriormente, como Consejero de la Facultad. También participé en la Federación de Estudiantes y colaboré en trabajos voluntarios de verano”, cuenta.

Tal fue su vínculo con la Universidad que, un tiempo antes de titularse, comenzó a trabajar en el área de transferencia tecnológica, junto al profesor David Cademartori, en ese entonces vicerrector de Desarrollo. Unos años más tarde fue nombrado director de Finanzas de la misma Casa de Estudios, cargo que ocupó por alrededor de dos años, y que le permitió conocer la Institución desde los puntos de vista administrativo y académico, ya que realizó clases de pre y postgrado en la en ese entonces Escuela de Ingeniería Comercial.

Ya en el 2000, becado por la PUCV y la Fundación Fulbright, Núñez se trasladó a Boston, Estados Unidos, para seguir un MBA en la Suffolk University, donde obtuvo el premio al mejor alumno extranjero, según él, gracias a la sólida formación que recibió en el pregrado de la PUCV.

Luego de finalizar el MBA, volvió a Chile para continuar su trabajo en la Católica de Valparaíso, en el que permaneció por dos años, para luego volver a Boston en donde se desempeñó como gerente de Negocios del Consorcio Web y luego director de Finanzas del Media Lab del Massachusetts Institute of Technology (MIT), en Cambridge.

Años más tarde fue reclutado por la empresa PCI Security Standards Council (PCI SSC), la organización más importante del mundo en materias de estándares de seguridad de la industria de tarjetas de pago. 

SU TRABAJO EN EL EXTRANJERO

Luego de irse a vivir definitivamente a Boston, se unió al equipo de Tim Berners-Lee, en el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, Estados Unidos.

“Berners-Lee creó el lenguaje HTML, clave en el desarrollo de la Web tal como la conocemos hoy. Posteriormente, impulsó el Consorcio Web en el MIT, junto a empresas líderes en tecnología a nivel mundial. Trabajé ahí como gerente de negocios por varios años. Luego de esa aventura me desempeñé como director de Finanzas del MIT Media Lab, considerado por muchos como el laboratorio más futurista del mundo”, recuerda.

“Una de las cosas buenas de Estados Unidos es que te dan oportunidades basadas en tu currículum. Yo tenía uno muy bueno, a los 25 años ya tenía experiencia en directiva, experiencia internacional, había hecho el máster allá, por ende, había demostrado que podía sobrevivir al idioma y la beca Fulbright es muy prestigiosa, es como un sello de calidad. Además, entendía cómo administrar la parte económica de una organización y también, el lenguaje especial de los profesores, porque también hice clases, logré crear puentes entre estos dos mundos y eso era lo que ellos necesitaban”, asegura.

En 2011, la empresa PCI SSC lo reclutó como gerente de Operaciones. Dicha organización es una de las más importantes en materia de estándares de seguridad de la industria de tarjetas de pago, tanto de crédito como de débito. Allí, el ingeniero está a cargo de todos los procesos de operaciones de la compañía, incluyendo las áreas de certificación, control de calidad y training.

“Es como una receta para proteger los datos de los clientes. Tenemos 800 empresas que trabajan con nosotros, entre ellas, Microsoft, Starbucks, Amazon. Ellos tienen la experiencia real de cómo los hackers van atacando sus instituciones para robar la información de sus clientes, y eso permite que las normas puedan evolucionar”, afirma.

“Con la digitalización de las transacciones, el dinero físico ya no es necesario, puedes hacer todo online. Al aceptar tarjetas de crédito, puedes vender tus productos al mundo. Si pones internet, la web, el comercio electrónico y la seguridad de las tarjetas de crédito, la verdad es que estamos permitiendo que el mundo crezca en términos económicos. Yo veo mi trabajo como que potenciamos el crecimiento económico a nivel mundial”, asevera el profesional.

SU PASO POR LA UNIVERSIDAD

Mauro Núñez recuerda su paso por la PUCV como años de intenso aprendizaje y una época vivida con entusiasmo, donde encontró amistades que perduraron en el tiempo.

“En lo académico, la formación que recibí en la Escuela de Ingeniería Comercial fue muy rigurosa. Todo lo que aprendí en la Universidad lo estoy usando, realmente todo. Con el tiempo te vas dando cuenta que la malla curricular de Ingeniería Comercial funciona. Todo lo que me enseñaron lo estoy usando. La base valórica que te da la Universidad, en cuanto a entender que eres un agente de cambio y que lo que tú haces tiene un impacto y, por ende, eres responsable de lo que estás haciendo es algo que la Católica de Valparaíso te enseña y no sé si las otras Universidades lo hacen.

En lo profesional, mi trabajo con el profesor Claudio Elórtegui me marcó profundamente.  Él me enseñó a mirar una empresa como un sistema y a entenderla a través de los estados financieros.  También me inculcó el ser responsable con mis decisiones, que afectan la vida de las personas que trabajan conmigo, pero también la de sus familias.

Realmente viví la universidad a concho, es mi alma mater. Que me hayan dado la posibilidad de estudiar con crédito, me deja en deuda para siempre. Además, después la Universidad me apoyó para que me dieran la Beca Fulbright, todo lo que soy es gracias a las oportunidades que me dieron. Mis mejores amigos de la vida están acá, Claudio Elórtegui es mi mentor, todavía es mi profesor. Venir a Chile, para mí, es visitar a mi familia, ver a mis amigos y pasar a la Universidad”.

Por Francisca Muñoz