Aportando una nueva visión en la formación matemática en la educación infantil

Profesores del Instituto de Matemáticas y de la Escuela de Pedagogía implementan modelo de formación para estudiantes de Educación de Párvulos, buscando la mejora de la capacidad de enseñanza de la matemática y generando oportunidades de aprendizaje de calidad en nuestros niños.

09.01.2018

Con la aprobación y respaldo unánime de todos los sectores políticos, en 2013 se promulgó la ley sobre la obligatoriedad de que todos los niños chilenos cursen el nivel pre-escolar. A cuatro años de dicha promulgación, aún no se dicta la normativa que da curso a esta obligatoriedad y aún se está trabajando en todo lo referido a su implementación en términos de infraestructura material y profesional.

En este nuevo escenario, la educación parvularia y sus temas se instalan en el centro de la discusión pública, visibilizando problemáticas tan importantes y complejas como la formación de los educadores respecto de sus conocimientos teóricos y  prácticos en áreas disciplinares fundamentales.

Con el propósito de abordar esta cuestión desde la perspectiva de la Didáctica de la Matemática, el Dr. Raimundo Olfos, del Instituto de Matemáticas de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, lidera el proyecto Fondecyt Nº 1171076 que reúne a un equipo de trabajo integrado por las investigadoras Tatiana Goldrine y Grace Morales, de la carrera de Educación Parvularia, y Soledad Estrella del IMA. Además, este estudio regional cuenta con la participación de las carreras de Educación Parvularia de las universidades Andrés Bello, de Valparaíso y Viña del Mar.

“Sistema de andamiaje -con foco en la articulación reflexiva entre teoría y práctica- para desarrollar en la educadora en formación, una capacidad de enseñanza de la matemática que genere oportunidades de aprendizaje de la matemática en los párvulos” es el título de esta investigación, que plantea la implementación de un innovador modelo de formación docente para el educador y el posterior estudio sobre su impacto en la capacidad de enseñanza de la matemática, tanto en la dimensión de teoría como en la de práctica docente.

El profesor Olfos señala que varios estudios nacionales presentan una realidad nacional donde los educadores en formación egresan con conocimientos y prácticas insuficientes para generar oportunidades reales de aprendizaje en los párvulos, pues los cursos que preparan a los futuros profesionales no profundizan en contenidos basales y  metodologías idóneas. “Dentro de este contexto, qué sabe el educador sobre los números particularmente. En otros países poseen formas de trabajo específico para contenidos matemáticos puntuales. Por ejemplo, en la enseñanza del número hay una serie de temas que no se abordan con profundidad en nuestro país, como ocurre con la composición. Por eso, hay ciertas habilidades que  no se desarrollan en los niños chilenos, porque no se tiene conocimiento que éstas son fundamentales para el desarrollo de la numeración y de la adición en primero básico. Es decir, no estamos construyendo la base adecuada para el aprendizaje matemático. Nuestra propuesta es ayudar a los futuros profesores a que desarrollen habilidades para trabajar con los niños, vinculando el saber teórico con el quehacer práctico”, plantea.

INNOVADOR MODELO DE FORMACIÓN DE PROFESORES

El modelo de formación propuesto por estos investigadores se centra en la idea de “andamiaje”, entendiendo que todo proceso de adquisición de una habilidad por parte de un futuro educador requiere de ciertos apoyos que lo acompañarán al inicio de este proceso y que estarán presentes mientras se logra la consolidación del aprendizaje para, posteriormente, ser retirados con el fin de manifestar su capacidad de enseñanza sin estos soportes.

“En situaciones de enseñanza-aprendizaje en la formación inicial docente, al principio el formador guía en gran parte el trabajo, pues posee el conocimiento o la habilidad para después compartir la responsabilidad con el estudiante, quien está en proceso de adquirir tal conocimiento del contenido y su enseñanza. Y conforme lo va adquiriendo, el profesor formador va retirando tal andamiaje para que el futuro educadora se desenvuelva independientemente”, explica la Dra. Estrella.

En el contexto del aprendizaje del concepto de número, llevar adelante una clase de aula por parte del educador de párvulos implica una serie de saberes que actúan de manera simultánea: conocimiento de la disciplina, de la enseñanza y del desarrollo infantil. Según esta investigación, el logro de las habilidades que permiten este complejo proceso es posible a través de este modelo de andamiaje, donde operan contenidos conceptuales y didácticos para la enseñanza del concepto de número, enfoques y metodologías, como el Estudio de Clases y análisis de videos, y un modelo de reflexión sobre la práctica pedagógica.

TRABAJO INTERDISCIPLINARIO ENTRE INVESTIGADORES PUCV

Los investigadores de este estudio, pertenecientes a dos facultades de la Católica de Valparaíso, Ciencias y Filosofía y Educación, destacan el enriquecimiento entregado por  el trabajo interdisciplinario que han realizado, permitiéndoles la construcción de conocimiento con un lenguaje disciplinar común, fruto de un intenso trabajo de discusión, reflexión y acuerdos en beneficio de la investigación en Didáctica de la Matemática para el nivel inicial.

“La formación de educadoras requiere dotar a los futuros profesionales de sólidos conocimientos sobre desarrollo del pensamiento lógico matemático, contenidos idóneos para la enseñanza en el nivel infantil y la generación de oportunidades de aprendizaje. El trabajo mancomunado entre especialistas en Didáctica de  la Matemática y Formación de Profesores ha permitido construir un marco conceptual y metodológico para la formación de las educadoras en educación matemática  infantil”, recalca la Dra. Goldrine.

Según el profesor Olfos, la contribución de esta investigación corresponde a la presentación de un modelo de formación docente que aporte al actual currículo de formación de educadores de párvulo. Asimismo, lo reconoce como un dispositivo de gran versatilidad, que es posible transferir a distintas comunidades educativas. “Hay interés de otras universidades para que entremos a sus aulas y compartamos conocimiento sobre este modelo. A futuro, pensamos generar un texto multimedia, que nos permita poner nuestros hallazgos sobre el sistema de andamiaje a disposición de las educadoras del país”, concluye.

Por Alejandra García

Instituto de Matemáticas