Facultad de Ingeniería PUCV realizó positivo balance sobre retorno a la presencialidad

Un total de 80 aulas se adaptaron para avanzar en el sistema de clases híbridas, las que han recibido apoyo por parte de alumnos(as) en cursos superiores como asesores del profesorado.

14.09.2021

Ya van más de tres semanas desde que estudiantes de primer y segundo año de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso han podido ir retomando sus clases presenciales en base a una modalidad híbrida, instancia en la que un grupo regresó a las aulas y otro participa desde su casa. 

Este cambio implicó la aplicación de nuevas tecnologías y de capacitación tanto para los académicos como para el personal de nuestra Casa de Estudios y, en este caso, de la Facultad de Ingeniería PUCV, además del acondicionamiento de diversas salas para que el funcionamiento de las clases híbridas se realice de la mejor forma posible. Con un total de 80 aulas que se adaptaron para avanzar en este nuevo sistema, la Universidad tuvo que incorporar modernos proyectores que permitiera tener clases de forma óptima tanto para los alumnos presenciales como aquellos en formato online.

Al respecto, el decano de la Facultad de Ingeniería PUCV, Jorge Mendoza, detalló que “las distintas escuelas se han preparado respetando los aforos y lineamientos de Casa Central, para comenzar esta nueva modalidad. Ya tenemos un conjunto grande de asignaturas que han empezado a impartir sus clases de forma híbrida y a medida que han avanzado las semanas hemos comenzado a incorporar algunas clases de otros cursos superiores además de primer y segundo año”.

CAPACITACIONES SALAS HÍBRIDAS

Francisca Farías, alumna de la carrera de Ingeniería de Transporte PUCV y una de las que ha podido regresar a clases presenciales, expresó que “en este proceso, si bien son algunos ramos del semestre, se entiende que es parte de un proceso el ir de a poco volviendo. Sobre todo porque es una asistencia voluntaria para ir tomando confianza con el sistema y atreverse a hacer el cambio en la nueva modalidad”. 

Añadió que “sobre la modalidad híbrida, al principio cuesta acostumbrarse a estar en la sala y que en otra pantalla se vean los compañeros en Zoom, o escucharlos por parlantes en la sala, y las nuevas tecnologías que están disponibles. Es totalmente nuevo pasar de las clases con presentaciones o un profesor hablando en la pizarra, a tener pantallas interactivas con aplicaciones que no habían sido comunes; permite dar un giro en la docencia universitaria”.

Dentro del grupo de asesores del Aula Virtual, quienes realizan las capacitaciones a profesores para sus clases híbridas, Anaissa Camaño, alumna de tercer año en Ingeniería Civil PUCV, comentó que “dentro de las capacitaciones les damos unas recomendaciones para el uso de las salas, desde que ellos inician su clase hasta que la terminan”.

“Los profesores tienen buena recepción de las capacitaciones y usualmente se van sin dudas. Como todo es tecnológico no muchos se manejan en esto, por eso durante sus primeras clases presenciales suelen estar asesores (como yo) para apoyarlos en sus primeras interacciones con las salas híbridas, aunque con la práctica ya cada uno se va haciendo experto en el tema”.

Finalmente Francisco Villaroel, alumno de Ingeniería Eléctrica PUCV y también asesor, agregó que “al igual que los profesores, los asesores asignados poseen la formación correspondiente al uso de salas híbridas para realizar el apoyo necesario al docente con el fin de facilitar y entregar la mayor cantidad de herramientas a los docentes para que no se vean limitados al momento de realizar sus clases”.

Respecto de estas capacitaciones y el regreso a la presencialidad, comentó también que “me parece excelente, ya que la modalidad híbrida es una gran instancia tanto para profesores como alumnos que necesitan de cierta manera ir retomando el ritmo de lo que eran las clases presenciales antes de la pandemia”.

Por Macarena Rojas

Fotos: Ángela Tobón

Dirección General de Vinculación con el Medio