PUCV realizó intervención visual sobre inmigrantes que llegaron a Chile

La muestra “Geografía de la Piel” incluyó una serie de fotografías con los rostros de inmigrantes de Colombia, Perú, Ecuador, República Dominicana, Haití, entre otros países y se organizó en el marco del II Coloquio Euro-Latino-Americano: “Inmigrantes, Refugiados, Desplazados”.

02.08.2018

La migración internacional ha sido un componente esencial en la historia demográfica de América Latina y el Caribe. Nuestros países han recibido importantes flujos migratorios a lo largo de los siglos XIX y XX, mientras que actualmente constituye una región de emigración neta.

Algunos factores que explican este dinamismo son el endurecimiento de las políticas de seguridad y control en los países del hemisferio norte, lo que ha propiciado el surgimiento de algunos países “anfitriones” dentro de la región latinoamericana como Chile y el avance en los procesos de integración económica y política, generando condiciones favorables para el movimiento y residencia de personas al interior de la región.

Con el objetivo de extender una línea entre El Caribe y Temuco, donde cada rostro fotografiado contribuya a potenciar la rica variedad de culturas que tenemos en nuestro país sin necesidad de salir de nuestras fronteras, el fotógrafo y artista Jorge Brantmayer desarrolló la muestra titulada “La geografía de la piel”. En el marco de la organización del II Coloquio Euro-Latino-Americano: “Inmigrantes, Refugiados, Desplazados” fue traída a la Casa Central de la PUCV por el académico del Instituto de Arte, Peter Kroeger, quien realizó la curatoría y la coordinación general.

El trabajo incluyó una serie de fotografías con los rostros de inmigrantes de Colombia, Perú, Ecuador, República Dominicana, Haití, entre otros países.   

El profesor Kroeger aclara que más que una exposición se trató de una intervención visual de un registro antropológico en el Espacio Multipropósito de la Casa Central, lugar por donde circulan muchas personas.

“Anteriormente, efectuamos la exposición ‘Splash’ de Jorge Brantmayer en la sala Leonidas Emilfork en el Instituto de Arte de la PUCV. Hicimos un conversatorio con los alumnos y se presentó una gran panorámica de su trabajo. Jorge estuvo trabajando en una propuesta que se denomina ‘Muchedumbre’ donde entrevistaba a personas de la calle de distinta condición socioeconómica. Los ponía a todos por igual y generaba una tensión visual muy interesante. Su obra transmite mucha humanidad. Lleva un estudio portátil y lo ocupa en varios lugares, utilizando el mismo fondo y luz. Todos en igualdad de condiciones”, indicó.

TODOS SOMOS INMIGRANTES

El profesor José de Nordenflycht aportó con la redacción del texto “La canción del inmigrante” que se efectuó para ilustrar el recorrido de la muestra. En el documento, el exalumno de la PUCV planteó que “todos somos hijos del viaje, descendientes o ascendientes, todos somos inmigrantes en la era del antropoceno, donde todo lo que nos afecta supone un efecto del movimiento de los otros, por lo que la construcción de los sujetos no se detiene en el tiempo”. 

“La convocatoria de esta muestra no puede ser más pertinente del momento histórico que estamos viviendo en el país. Ahora es cada vez más común ver a los inmigrantes en el centro de Valparaíso. El paisaje urbano de esta ciudad ha cambiado. Esto nos obliga a tener una sensibilidad y empatía, lo que debe llevar a las universidades a pensar este tema.  Hay distintas maneras de pensarlo: desde la filosofía, historia y el arte”, indicó de Nordenflycht.

En segundo lugar, el experto destacó la calidad del montaje donde el usuario se encuentra a la misma altura de los ojos de los inmigrantes que te miran. “Uno no puede quedar indiferente. Son fotos en blanco y negro, pues se derriba el prejuicio de lo obvio frente al color de la piel y al modo cómo se representa en términos de idiosincrasia, ideología o prejuicio que existe en torno a este fenómeno”, precisó.

En el texto, el académico plantea la metáfora de que la piel es el órgano más grande que tenemos los seres vivos. “Siempre cuando asociamos ciertos sentimientos, los vinculamos al corazón, al estómago, pero también se puede poner la piel de gallina. Cuando el fotógrafo captura la imagen en blanco y negro, le interesa mostrar los grises.  Brantmayer opta por convertir esta escritura de luz en una imagen con grises y esto nos permite repensar los prejuicios”, advirtió.

“Todos somos descendientes. Los pueblos mayas fueron inmigrantes y nómades. Los incas establecieron la red de interconexión más grande de América Latina a través de un camino. Nunca en la historia de la humanidad ha habido una especie de isla donde se genere un sistema cerrado desde un punto de vista cultural, antropológico y biológico. Ese tipo de condiciones no existen”, concluye.

La muestra estuvo disponible hasta el martes 7 de agosto. 

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio