Recuperan espacio público en desuso y lo convierten en una huerta urbana para la comunidad

La Escuela de Agronomía, con apoyo de la Ilustre Municipalidad de Quillota y la Dirección General de Vinculación con el Medio de la PUCV, convirtió la Plaza San Francisco del sector La Palma de Quillota en un área de recreación y agricultura urbana.

05.04.2017

La Plaza San Francisco, ubicada en el sector de La Palma, en Quillota, era en gran medida un terreno en desuso: no contaba con una adecuada mantención de la vegetación existente, se estaba convirtiendo en un microbasural y en un sitio para el consumo de alcohol y drogas. Hoy en día esa realidad es parte del pasado, y es que gracias a la intervención de la Escuela de Agronomía de la PUCV, con el apoyo de la Ilustre Municipalidad de Quillota, este espacio público fue convertido en una huerta urbana cuidada y mantenida por la comunidad, con el apoyo constante de la Unidad Académica.

La iniciativa se realizó en el marco del proyecto “Huertas urbanas: Una alternativa de recuperación de espacios públicos a la comunidad”, que contó con el apoyo de la Dirección General de Vinculación con el Medio de la Universidad, a través de su Fondo Concursable de Apoyo a Actividades de Vinculación con el Medio, y que fue ejecutado por la empresa de agricultura urbana Milpa (integrada por ex alumnos de la Escuela de Agronomía) y el Departamento de Áreas Verdes de la Ilustre Municipalidad de Quillota.

“Este espacio recuperado para la comunidad de La Palma es parte de una necesidad de vincularse, de formar lazos, de hacer presencia y de compartir inquietudes y recibir los aportes tanto de quienes van a trabajar acá como de quienes se van a beneficiar de este proyecto. La recuperación de un espacio público perdido, a partir del concurso y ejecución de un proyecto en el área social y de Sello Valórico, viene a confirmar nuestros empeños y el de nuestros estudiantes por establecer mayores y más estrechos vínculos con la comunidad de La Palma y la ciudad de Quillota”, manifestó durante el acto de inauguración el director de la Escuela de Agronomía, Ricardo Cautín.

La Plaza San Francisco cuenta a partir de hoy con cuatro zonas: un jardín ornamental, un huerto educativo para niños, un huerto para la comunidad, y accesos y senderos para compartir este espacio. Su implementación persigue un concepto de desarrollo social sustentable, produciendo hortalizas y plantas medicinales, todas saludables y aptas para el consumo, logrando dependencia de los canales comerciales tradicionales y con productos de mejor calidad.

“Entre los objetivos transversales de esta actividad está extender los conocimientos, compartir experiencias, acercar a los niños al mundo de las plantas y sus usos. Esperamos que la interacción buscada por la Universidad a través de sus estudiantes con la comunidad que nos rodea, genere un estilo y una idea que con fuerza se traslade hacia otras partes de esta ciudad, siguiendo líneas similares e iguales objetivos”, añadió la autoridad.

Finalmente, el jefe de Vinculación con el Medio de la Escuela de Agronomía, Juan Luis Celis, recalcó que “estamos haciendo entrega de un área verde recuperada para la comunidad de la que somos parte. Lo que queda por delante es el desafío, que esto se mantenga, y para eso hay que trabajar en conjunto y continuar el trabajo. Como Escuela de Agronomía no vamos a quedar hasta aquí, hay un compromiso hacia adelante, y asimismo también pretendemos que la comunidad, los centros educacionales y la sociedad en general, sigan colaborando con nosotros, porque este es el comienzo de una serie de acciones de vinculación con el entorno por parte de la Universidad”.

Por Nicolás Jara

Dirección General de Vinculación con el Medio