Académicos participan en ciclo Pensemos PUCV de cara a nuevo proceso de acreditación

Los docentes, desde diferentes aristas, reflexionaron sobre los desafíos presentes y futuros de la Universidad, así como las decisiones positivas tomadas en la convulsa actualidad.

15.09.2020

En el marco del ciclo de reflexiones Pensemos PUCV, los académicos de nuestra Universidad compartieron sus planteamientos con miras a un nuevo proceso de acreditación institucional.

Fue en dicho contexto que docentes jerarquizados, agregados y asociados han planteado sus inquietudes, apreciaciones y desafíos desde la labor docente en Católica de Valparaíso, tomando en cuenta el actual contexto de pandemia, que ha puesto en perspectiva cuál es la mejor manera de educar a las futuras generaciones.

Daniel Duclos, director de la DIDAF y académico de la Escuela de Educación Física, explicó que, considerando el escenario social que se viene presentando desde el estallido social de 2019 y la polarización que se observa en las opiniones y discursos de distintos actores de la vida nacional, “nuestro deber como Universidad es el cuidado del respeto y la tolerancia al interior de nuestra comunidad”.

“Siempre el diálogo reflexivo es enriquecedor y permite desde una instancia formal, compartir la propia visión de universidad para el futuro, identificando lo que nos hace fuertes, como también aquellas brechas necesarias de atender”, agregó.

La profesora Alejandra Valencia, de la Escuela de Ingeniería de Transportes, afirmó que “el principal desafío de la universidad es el diálogo constante y acuerdos”.

Norberto Sainz, académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la PUCV, aprovechó de valorar la instancia Pensemos PUCV, asegurando que es “una buena oportunidad para expresar ideas y recabarlas. Evidentemente puede ser una excelente fuente de inspiración y creatividad” en camino a un nuevo proceso de acreditación.

PUCV Y EL MUNDO POST PANDEMIA

Refiriéndose al actual escenario de crisis sanitaria, Daniel Duclos expresó que el primer desafío en la lista es "salvaguardar el bienestar de las y los miembros de nuestra comunidad, y en segundo orden, fortalecer las funciones de virtualidad y digitalización que permiten mantener nuestros procesos en marcha”.

En este mismo sentido, Alejandra Valencia expresó que “la universidad reaccionó bien ante ambos acontecimientos en el resguardo de los estudiantes y funcionarios, al ser una institución de educación, ser abierta y pluralista es un desafío constante  ante estos hechos”.

Coincide con ello Roberto Yani, profesor de la Escuela de Comercio, quien aseguró que dentro de lo más destacado de la reacción como universidad al escenario adverso fue “el desarrollo normal de las actividades académicas dando plenas garantías a todos los actores de que se cumplan en paz y orden lo planificado y bajo, la modalidad más segura para todos y apoyar a los alumnos, administrativos y profesores con medios básicos (técnicos y humanos) para poder desarrollar su labor”.

Por otro lado, la académica Loreto Morales, de la Escuela de Comercio aseguró que “el bien común es nuestro gran desafío. Cristo nos pide que vivamos en comunión con nuestros hermanos y hermanas,  y esto sólo podemos lograrlo al vivir con alegría el hecho de ser diferentes, especialmente con nuestros estudiantes”.

Por Macarena Rojas

Dirección General de Vinculación con el Medio