Proyectos PUCV potencian la investigación en docencia universitaria

Se trata de dos proyectos, impulsados por el docente Ricardo Iglesias, del Instituto de Historia, y Cesar Lambert, del Instituto de Filosofía.

28.06.2019

La Vicerrectoría Académica de la PUCV, a través de su Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria (UMDU) y bajo el marco del Programa de Mejoramiento, Innovación e Investigación de la Docencia Universitaria 2018, impulsó dos proyectos que realizaron investigación sobre las prácticas docentes y el aprendizaje de los estudiantes.

Los proyectos de la línea de Investigación tienen por fin indagar, desde la rigurosidad científica, los procesos, cambios y transformaciones que la docencia ha vivido en los últimos años en nuestra universidad; para posteriormente ser comunicado a través de una instancia académica formal.

PARTICIPACIÓN Y EDUCACIÓN ELECTORAL

El proyecto impulsado por el Instituto de Historia y liderado por el docente Ricardo Iglesias, consistió en acercarse a las creencias que mantienen tanto estudiantes como docentes acerca de la participación y educación electoral, con el fin de definir conceptualmente las competencias y contenidos de esta temática.

De forma complementaria se realizó un diseño de mejoras en los programas de cursos centrados en dichas temáticas dentro del Instituto de Historia. De este modo, dentro del propio proceso investigativo se fomentó la reflexión académica reflexiva, la actitud ética y responsabilidad social y el compromiso con la sociedad política, como competencias importantes para los futuros profesionales.

Para David Aceituno, director alterno de la investigación, un aprendizaje del proceso de investigación fue la utilización de los resultados para mejorar en la docencia universitaria, sobre todo, recogiendo las experiencias de los estudiantes. “Para hacer cambios realmente útiles que estén acorde a los cambios que se están dando en la sociedad y en el propio desarrollo profesional, necesitamos investigar en qué grado están los estudiantes con determinados contenidos y determinadas competencias”, señaló el docente.

Desde la perspectiva de los estudiantes, José Quinteros, quien cursa el magíster en Historia y fue ayudante del proyecto, señala lo relevante de la experiencia de participar en investigación en los ambientes universitarios. “A los estudiantes no siempre se les pregunta mucho ni se les hace integrarse dentro la investigación universitaria y eso es importante que se haga. Saber qué piensan, cómo lo piensan, y al fin y al cabo estos proyectos de mejoramiento hacen que cambien los cursos, que sean más atingente a la realidad de los estudiantes, sobre todo con lo cambiante y rápido que es la educación hoy en día”, destacó el estudiante.

INVESTIGANDO CON ESTUDIANTES

Por su parte, el proyecto impulsado por el Instituto de Filosofía y liderado por el docente César Lambert, se basó en la generación colaborativa entre docentes y estudiantes, de un esquema de la enseñanza de la Filosofía en su contexto histórico, con un foco particular en las fases que estructuran la historia de la filosofía antigua y la filosofía medieval.

En esta línea, se propuso como proyecto investigativo la promoción del cambio en las creencias de los docentes y estudiantes respecto del proceso de enseñanza y aprendizaje, enfocado en la discusión filosófica referente a la periodización de estas etapas históricas, incorporando la experiencia estudiantil en dicho proceso.

Sobre el aporte de los estudiantes en la investigación, el director del proyecto, César Lambert, destacó la importancia que tuvieron al momento de realizar los Focus Group: “El trabajo de los grupos focales parece haber sido muy productivo. Yo he tratado para mantener la libertad de los estudiantes, no preguntar mucho, más bien solo recoger los resultados que han sido consignado por escrito, pero la impresión que uno recibe es que los estudiantes valoran la posibilidad que tienen de hacer mejoras, de ser escuchados de que esas mejoras reviertan sobre la propia enseñanza, y, por lo tanto, que el estudiante tenga un protagonismo en el proceso formativo que en formas más tradicionales no tiene”, concluyó el docente.

Jorge Barreda, estudiante de tercer año de Pedagogía en Filosofía destacó que “el proyecto ha sido una muy buena oportunidad para que los estudiantes colaboren con los profesores, particularmente para los estudiantes que se encuentran en los primeros años. Para ellos, puede ser difícil incluirse dentro de la vida académica de una forma activa. Entonces, en ese sentido la experiencia ha sido muy positiva y ciertamente ha sido bastante atrayente para los estudiantes más jóvenes porque les permite participar de esta forma más proactiva en sus propios procesos formativos”.

Por Francisco Rivera A.

Unidad de Mejoramiento de la Docencia Universitaria