Programa de Ciencias para la Familia cerró sus actividades académicas 2018

La Facultad Eclesiástica de Teología de la PUCV y su Programa de Ciencias para la Familia (PROCIFAM), organizaron la conferencia titulada “Las redes sociales en el marco de los desafíos de la familia y de la sociedad en la era digital”, dictada por el Dr. Ángel Cobacho López, especialista en Ciencias del Matrimonio y de la Familia del Instituto Juan Pablo II y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Murcia, España.

02.01.2019

“El Programa de Ciencias para la Familia en estos dos años de existencia ha tenido un crecimiento importante. El 2018 impartimos la segunda versión del Diplomado en Ciencias para la Familia, siendo más de 50 alumnos los que han participado a lo largo de estos dos períodos”, señaló el doctor Juan Pablo Faúndez, jefe de Programas Académicos de la Facultad Eclesiástica de Teología y director del PROCIFAM PUCV.

En su discurso Faúndez agregó que “junto con la docencia, hemos desarrollado un número importante de actividades de investigación gracias al aporte de la Universidad, y, desde el 2018, con el financiamiento de la Fundación de Intercambio Cultural Alemán-Latinoamericano (ICALA), estoy trabajando en el proyecto Teoría de la Identidad de género: ¿Fundamento o falacia para una comprensión antropológico-filosófica?”. Con este estudio el académico participó en el Congreso Internacional 50 años de mayo del 68, organizado por la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, el que se abocó en el análisis de las diversas ramificaciones ideológicas que surgieran como consecuencia de aquel evento histórico. “La ponencia que presentamos en aquella ocasión llevó por nombre De la ‘teoría’ a la falacia de la Identidad de género”, informó el doctor.

El académico mencionó además, que el Programa fue parte del 9° Congreso Chileno Familia para Todos” realizado en la Pontificia Universidad Católica de Chile y del 2° Congreso Internacional de la Familia que se efectuó en la Universidad Católica Boliviana “San Pablo” Regional Tarija, ocasión en que la profesora PUCV Ana Formoso presentó la ponencia titulada “El rol de los padres desde la mirada de algunas de sus prerrogativas jurídicas”, en nombre de la integrante del Comité Ejecutivo del Programa, profesora María Soledad Quintana.

 

Redes Sociales y Familia

Con la conferencia titulada “Las redes sociales en el marco de los desafíos de la familia y de la sociedad en la era digital”, impartida por el Dr. Ángel Cobacho López, especialista en Ciencias del Matrimonio y de la Familia del Instituto Juan Pablo II y profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Murcia, España, se dio término a las actividades académicas 2018 del Programa de Ciencias para la Familia.

“Las redes sociales, internet, no son en sí ni buenas ni malas. Todo depende del uso que se les dé. Es un discurso instalado en muchas charlas educativas, pero es una de las grandes mentiras porque para hablar si una acción es buena o mala, es necesario que la acción sea humana. El problema del uso de internet es que no es libre. Nuestro comportamiento frente a internet no es lo suficientemente libre y, por tanto, humano, para ser considerado de bueno o malo”, precisó el académico.

El doctor mencionó que en la realidad con el uso de internet aparecen nuevas formas delictivas sobre el anonimato digital como el sexting (envío de material de carácter íntimo captado con consentimiento, pero difundido sin él), grooming (acciones encaminadas a concertar citas con menores de edad) y el ciberacoso o ciber bullying, que ha influido en una gran cantidad de suicidios en menores de edad que se han visto afectados por esta situación.

En la oportunidad, Cobacho planteó durante la conferencia las siguientes interrogantes: ¿Somos conscientes de la cantidad de información que vertemos a internet?, ¿Somos conscientes del uso que se le da a la información que difundimos?, ¿somos conscientes del alcance de la información que compartimos? Todas estas preguntas tuvieron una respuesta negativa.

“Facebook requiere que los usuarios tengan una edad mínima de 14 años para crear una cuenta (en algunas jurisdicciones, el límite de edad puede ser superior). La creación de una cuenta con información falsa constituye una infracción de las condiciones, incluidas cuentas registradas en nombre de un menor de 14 años. No obstante, El 72% de los niños españoles entre 6 y 11 años tienen un perfil abierto en alguna red social”, comentó el profesional.

Asimismo, expresó que la masificación de las redes sociales ha generalizado un concepto que los expertos llaman ´extimidad´, algo así como hacer externa la intimidad. “En los jóvenes principalmente la intimidad se ha transformado en ´exitimidad´, es decir, que, para existir en el mundo virtual, deben enseñar quiénes son, qué hacen y con quién”, destacó el abogado.

El profesor indicó que este 2018, empresas de tecnología como Facebook, se vieron sometidas a un mayor escrutinio y presión por la falta de privacidad en los datos de sus usuarios.

“A lo largo de este año Facebook se ha visto afectada en una serie de escándalos por temas de privacidad. En marzo se reveló que la consultora política Cambridge Analytica usó de manera inapropiada los datos de esta red social para construir herramientas que beneficiaron la campaña presidencial estadounidense de Donald Trump en el 2016”, expresó.

La cuestión de quién puede tener acceso a los datos personales de los usuarios a través de la tecnología hizo que muchas personas reconsideraran en qué medida confían a estas empresas su información privada.

En este contexto, en el que los datos personales circulan libremente por Internet, nace el “derecho al olvido”. Este concepto, consiste en la cancelación de la información personal mediante el retiro de la misma y también de enlaces ubicados en los diversos motores de búsqueda, que el propietario identifique como obsoletos o que afecten, de alguna manera, el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. No obstante, el académico mencionó que esta medida no garantiza que esa información ´dañina´ siga circulando en internet, especialmente si alguien archivó o conservó este material mientras estaba en circulación.

Finalmente, el profesional opinó que frente a este desesperanzador panorama no se debe tener “un optimismo ilusorio ni un pensamiento estéril”, dando un lugar preponderante a la familia que es donde se forman los niños y adolescentes que se encuentran insertos en una sociedad marcada por la era digital.

 

Natalia Cabrera Vásquez

Facultad Eclesiástica de Teología