Investigador PUCV destacó en Congreso Futuro 2022

En su presentación, el académico del Instituto de Biología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Dr. Pablo Lizana, explicó en relación con el descubrimiento del Homo Nesher Ramla, que la evolución del ser humano no es lineal y dista bastante de la preconcepción que se estampa en poleras o se utiliza para fines comerciales.

18.01.22

El investigador PUCV, Dr. Pablo Lizana, fue invitado a participar como especialista en el Congreso Futuro 2022: “Aprendiendo a convivir”, cuyo programa se desarrolla entre el 17 y 21 de enero e incluye más de 100 charlas, paneles y documentales que se realizarán en 11 regiones de Chile. Esta instancia de divulgación científica cuyo principal objetivo es acercar la ciencia a la ciudadanía, reúne a especialistas de todo el mundo quienes presentan temas de relevancia y, en su mayoría, con un enfoque regional.

En el encuentro correspondiente a la Región de Valparaíso, realizado este martes 18 de enero, el Dr. Pablo Lizana comentó el valor del descubrimiento de la científica israelí de la Universidad de Tel Aviv, Dra. Hila May, quien descubrió al Homo Nesher Ramla, una especie anterior al Homo Neandertal y explicó: “Este tipo de hallazgo, junto con ser un valioso aporte sobre la evolución humana, plasma la importancia de trabajar colaborativamente para responder preguntas científicas”.

Desde esta perspectiva, el investigador PUCV analizó la relevancia de que anatomía humana y evolución confluyan para generar conocimiento de frontera. En esta misma línea, destacó el cómo se visualiza la naturaleza de las ciencias en los descubrimientos de la Dra. May y explicó: “Estos nuevos antecedentes y evidencias nos hacen replantearnos el conocimiento existente y conducirnos a derribar las preconcepciones erróneas vinculadas al planteamiento de una evolución humana lineal”.

“Para que la gente lo entienda de mejor manera este tipo de evolución que observamos en estampados de poleras o anuncios comerciales, debería ahora ser reemplazada más bien por una evolución arborizada con diferentes tipos de homínidos que incluso cohabitaron con el Homo sapiens”, detalló el Dr. Pablo Lizana.

“De esta forma, resulta paradójico que en un ‘Congreso Futuro’, estemos planteando o replanteando la forma de mirar el pasado. Al respecto, me gustaría comentar que en estudios realizados en los laboratorios PUCV, hemos reportado altas prevalencias de trastornos musculoesqueléticos, principalmente, en la zona lumbar, las que consideramos tienen un importante componente evolutivo. Esto estaría relacionado con el paso a la bipedestación el que trajo ventajas y problemas, porque las cargas pasaron de distribuirse desde cuatro miembros a solo dos, generando una presión mayor en las vértebras y discos intervertebrales”, agregó.

“A esto debemos sumar problemas actuales caracterizados por el desarrollo del ser humano cuyos hábitos de cazador-recolector, fueron reemplazados por otros cada vez más sedentarios, lo que ha traído consigo altas prevalencias de obesidad, aumentando la presión en columna y por ende los problemas musculoesqueléticos. En resumen, estamos en condiciones de afirmar que un fuerte conocimiento científico de nuestro pasado tiene consecuencias en nuestro presente y futuro”, concluyó el investigador del Instituto de Biología PUCV, Dr. Pablo Lizana.

Por Marcelo Vásquez

VRIEA