Fondo Margot Loyola PUCV desarrolló encuentro “Hallazgos Arqueológicos en la Plaza O´Higgins”

En la ocasión se abordó la valiosa historia que existe debajo de nuestra ciudad y la importancia de rescatar este patrimonio escondido que nos permite conocer mejor nuestras raíces.

25.06.2021

Un valioso encuentro para conocer los secretos que esconde Valparaíso y la importancia de preservar esa historia que permanece invisibilizada pero que está presente en nuestra ciudad fue el encuentro “Hallazgos Arqueológicos en la Plaza O´Higgins” que organizó el Fondo de Investigación y Documentación de Música Tradicional Chilena Margot Loyola Palacios que alberga nuestra Casa de Estudios.

El encuentro se transmitió en vivo por el canal de You Tube CulturaPUCV y tuvo como invitados a Alexis Antinao, encargado regional de la Subdirección de Pueblos Originarios de la Región de Valparaíso del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural; Marianela Jopia, presidenta de la Asociación Diaguita Paziokas de Valparaíso; Charles Garceau, arqueólogo que trabajó en el sitio Plaza O'Higgins; y Gabriela Carmona arqueóloga del Museo de Historia Natural de Valparaíso.  

La actividad fue moderada por la encargada del Fondo Margot Loyola PUCV, María Eugenia Cisternas, quien recordó que el descubrimiento de los restos se produjo a principios de 2017, en medio de la construcción de los estacionamientos subterráneos de la Plaza O´Higgins de Valparaíso, cuyas obras tuvieron que suspenderse a raíz de este hallazgo.

“En el lugar se encontraron cinco cuerpos pre hispánicos que aparecieron junto a unas vasijas de diseño Aconcagua-Diaguita. Se trataría de una aldea Aconcagua del periodo de dominación Inca. La cultura Aconcagua habitó la zona central de Chile entre el río Aconcagua al norte y el río Cachapoal al sur. No se sabe mucho sobre los orígenes de esta cultura, presenta muy pocos elementos de continuidad con sus predecesores, los pueblos Bato y Llolleo. No se ha demostrado que haya llegado de otras latitudes. Todo parece indicar que su desarrollo recibió influencias culturales de otras regiones, quizás del noroeste de Argentina o el altiplano de Bolivia, como lo sugiere el diseño de su cerámica”, añadió la experta.

Con la llegada de los Incas en el siglo XV, las poblaciones aconcaguas adoptaron muchos elementos culturales tanto incaicos como de los diaguitas, que tuvieron su asiento más en el norte.

UNA HISTORIA QUE ESTABA SEPULTADA

Al respecto, el arqueólogo Charles Garceau que trabajó en el lugar y lideró las labores de rescate y preservación de estas piezas y osamentas recordó que “durante el siglo XX, la Plaza o´Higgins era conocida como un lugar de paseo y con el tiempo se fue olvidando lo que existió bajo ella. La plaza se constituyó después del terremoto de 1906. El Almendral quedó completamente destruido y cambió de manera radical. Se ensancharon las calles, Pedro Montt era una calle vía y quedó sepultada luego del terremoto. Los porteños se dieron cuenta que las calles angostas son peligrosas. Se percataron que las plazas son muy importantes para acoger a las personas en caso de desastres”, precisó.

Mientras se efectuaban los trabajos para realizar estacionamientos bajo la plaza O´Higgins, se encontraron vestigios de platos, vasijas y otros elementos de personas que habitaron allí a mediados del siglo XIX. Interesante fue el hallazgo de botellas de agua mineral que provenían de Alemania, una muestra más del activo comercio que existía en la ciudad por esos años.

En efecto, había construcciones donde hoy está la plaza, precisamente al lado de la Iglesia de La Merced. En la época colonial fue importante el espacio que allí ocupó la orden de los mercedarios.

UN ENCUENTRO ENTRE CULTURAS

Garceau recordó que se encontró cerámica fabricada en Panamá a principios de 1600, un tipo de vajilla que se usaba entre los colonos españoles y que llegó al puerto de Valparaíso, ocupándose donde estaba la Iglesia de la Merced. También se encontró porcelana china de mediados del 1700.

“En Valparaíso existieron pueblos indígenas. A partir del 1800 con el albor de la República se fueron fusionando en el fenómeno del mestizaje. Todavía eran vigentes en el periodo colonial. Cuando llegaron los españoles estaban presentes los indígenas de la cultura Aconcagua que tuvieron influencia incaica. Se encontraron restos de cerámica propia de la cultura Aconcagua de color salmón y con elementos geométricos. Esta cultura fue testigo de la llegada de los incas donde hubo gran cantidad de movimiento de población. Llegaron colonias diaguitas y esto se refleja en la cultura material”, añadió el arqueólogo.

Otro aspecto interesante es que se descubrieron los cuerpos de personas con vasijas dejadas como ofrendas. En ese sentido, hay evidencias concretas del encuentro entre las culturas Diaguita y Aconcagua.

“También encontramos evidencia de pueblos más antiguos, de hace 1.800 años que eran cazadores y recolectores. Se encontró, por ejemplo, el cuerpo de una mujer que tenía 2.800 años de antigüedad (…) Fue una gran experiencia de conocimiento del espacio temporal, de conocer lo que había allí y develar parte de la historia que se encontraba a nuestros pies. Este tipo de trabajo va sentando un precedente de lo que puede encontrarse bajo las ciudades”, añadió el experto.   

Por su parte, Gabriela Carmona, arqueóloga del Museo de Historia Natural de Valparaíso, se refirió al trabajo de preservación que se hizo desde 2018 a la fecha para poner en valor este patrimonio material que estaba oculto bajo la plaza.

“Al menos se encontraron cuatro tipos de asentamientos en el lugar: en el periodo republicano, colonial, Aconcagua y en el periodo arcaico de 1.700 años antes de Cristo. Esta gran profundidad temporal se manifiesta a través de estos elementos que se resguardan en el Museo de Historia Natural de Valparaíso”, explicó.

La experta agregó que trabajaron en conjunto con el Consejo de Monumentos Nacionales para avanzar en el resguardo de los hallazgos. “Llegaron al depósito de materiales arqueológicos de estudio, allí los conservamos.  Se hizo un trabajo de documentación para ingresar a la base de datos y tener la colección bien ordenada. Se han realizado actividades didácticas para que los niños sientan que están desarrollando una excavación arqueológica”, concluyó.

En julio próximo se realizará una exposición virtual y un conversatorio para poner en valor estos hallazgos.

El encuentro organizado por el Fondo Margot Loyola puede verse en el siguiente link

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio