Trabajo Social: Académico expone investigación sobre experiencias afectivas del cambio urbano relacionado a familias de Valparaíso

Se trata de la primera actividad de un Ciclo de Conversatorios que está desarrollando el Grupo de Investigación sobre Emociones y Sociedad (GIES), como forma de llegar a más personas e intercambiar problemáticas relacionadas con las emociones desde las ciencias sociales. En esta instancia participó el profesor Clément Colin.

20.05.2021

El Grupo de Investigación sobre Emociones y Sociedad (GIES) nació en 2014, compuesto por miembros de distintas profesiones y disciplinas. Entre ellos profesores, artistas, profesionales, investigadores y estudiantes de diferentes universidades del país que se interesan y quieren intercambiar conocimientos sobre las problemáticas vinculadas con las emociones, entendidas como objeto de las Ciencias Sociales.

La actividad abierta a un público general tuvo como principal objetivo compartir trabajos, lecturas y reflexiones basadas en el estudio de las emociones desde las ciencias sociales. En el primer conversatorio participaron la docente de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago, Lorena Etcheberry, quien presentó el capítulo “Conocimientos situados: la cuestión científica en el feminismo y el privilegio de la perspectiva parcial” del libro de Donna Haraway Ciencia, cyborgs y mujeres, la reinvención de la naturaleza; y el profesor Clément Colin de la Escuela de Trabajo Social de nuestra Universidad, con su presentación “Pertenencias nostálgicas al barrio: teorizar las interrelaciones entre nostalgias, pertenencias y cambios barriales”.

Respecto a este último, trata una parte de los resultados del proyecto Fondecyt iniciación del académico, que aborda las experiencias afectivas del cambio socio-urbano vivido por habitantes y familias de larga estancia en Valparaíso y que se basa en un trabajo de terreno en tres sectores de la cuidad: el cerro Esperanza, el cerro Barón y el sector Playa Ancha Alto. En su exposición, el docente entregó algunos análisis de datos empíricos recogidos durante el primer año del proyecto (2019), donde desarrolló talleres con adultos mayores de estos lugares, sobre la temática “Recordando mi barrio”.

“El trabajo se acerca y analiza estas experiencias desde la idea de nostalgia como sentimiento, práctica y discurso que dice de nuestras relaciones afectivas y subjetivas con nuestros entornos sociales y materiales cotidianos hoy, en relación con pasados. Propone así una teorización de la nostalgia como categoría de análisis de estas experiencias, y más generalmente de los espacios vividos y percibidos de la ciudad contemporánea”, explicó Clément Colin.

De esta manera, la ponencia mostró las distintas interrelaciones que existen entre las nostalgias, las pertenencias y los cambios barriales y más generalmente cómo estas nostalgias por el barrio de antes influyen en la forma de pensar y construir una pertenencia al barrio hoy.

Si bien este proyecto se inserta en el campo de la geografía social y cultural y de los estudios urbanos, el profesor sostuvo que de todas formas puede aportar al Trabajo Social. Por una parte, “sobre la idea de espacio y de barrio, muestra que no son solamente contextos, sino más bien elementos constitutivos de las identidades de las personas”. Esto quiere decir que el carácter emocional de los espacios urbanos implica herramientas para estudiar a las personas, familias y comunidades de acuerdo a su entorno físico y social.

En segundo lugar, el académico manifestó que aporta desde el punto de vista metodológico. “El trabajo se basa en talleres, herramienta muchas veces usada en Trabajo Social y en intervención social (...)  Esta ponencia muestra que los talleres pueden ser instancia que producen informaciones no solamente neutras, objetivas, sino también sensibles y subjetivas. Es decir, permite develar el mundo social actual con sus problemas, sus tensiones y sus interacciones”.

El Ciclo de Conversatorios del GIES se llevará a cabo al final de cada mes, donde los estudiantes pueden ver la oportunidad de tener “más herramientas para pensar el mundo afectivo actual y las formas en que se puede estudiar, analizar y criticar”, señaló Clément Colin. En este sentido, el profesor hizo una invitación para que desde el Trabajo Social se participe de estas instancias donde no solo se aprende, sino que también se comparten ideas y opiniones.

Por Ivannia Cordero

Escuela de Trabajo Social