Kinesiología PUCV implementa telerehabilitación para tratamiento para pacientes

La dinámica fue pensada con el fin de que kinesiólogos y estudiantes en práctica puedan acompañar y realizar un seguimiento de las personas en tratamiento.

08.04.2020

La Escuela de Kinesiología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, en el contexto de la crisis sanitaria de COVID-19 y cuya principal recomendación es el distanciamiento social, ha comenzado a implementar, de forma completamente gratuita, la dinámica de telerehabilitación a pacientes del Centro Kinésico de Curauma. 

Esta iniciativa es llevada a cabo por los kinesiólogos Felipe Granada y André Choupay, junto a estudiantes en práctica, quienes han creado en conjunto un programa para continuar con el seguimiento de aquellas personas actualmente en tratamiento. 

“Todos son pacientes que se encuentran en rehabilitación y que conocemos su condición cardiovascular, por lo tanto, la mayoría de los ejercicios que realizamos, ellos ya los realizaban en sus seiones. Realizamos un pilotaje de una semana para ver cómo funcionaba y resultó de buena forma. Es por eso que lo implementamos”, contó Felipe Granada, kinesiólogo que se desempeña en el centro neurológico de rehabilitación de la Escuela de Kinesiología de la PUCV.

La mayoría de los pacientes son adultos mayores. Por ello que esta dinámica, según el profesional, “es un beneficio, para no salir de la casa y ser orientados en la realización de ejercicio en su hogar”.

TELEREHABILITACIÓN EN CASA

Esta dinámica consta de 2 o 3 sesiones semanalmente por cada paciente, en la cual participan los alumnos en práctica del centro como los docentes a cargo. “Los alumnos envían la planificación de la sesión, el profesional la supervisa, y luego el estudiante guía la sesión de telerehabilitación”, explica el profesional. Por ello, añade, “solicitamos a los pacientes que estén acompañados por otra persona para la correcta ejecución de los ejercicios, así como para facilitar ciertas posturas y ejercicios”.

La telerehabilitación está orientada exclusivamente a pacientes que ya se encontraban asistiendo al Centro Kinésico, debido a que ya han sido evaluados y tratados. Existe conocimiento previo de sus déficits, limitaciones y restricciones. Con objetivos a largo plazo, comenta Felipe Granada, “esta modalidad nos permite avanzar en la consecución de éstos y evitar que exista un retroceso en sus capacidades”.

A su vez, se han incorporado a la sesión a niños con trastornos motores neurológicos, con el respaldo de la directora técnica del Centro Kinésico, María Luz Rathgeb, el kinesiólogo del área infantil, Andró Choupay, y los alumnos en práctica de quinto año, Mario Briones, Barham y Juan Mardones.

Respecto del futuro de la telerehabilitación, el kinesiólogo afirma que esta idea pensaba presentarse antes de la pandemia, por la dificultad de algunos pacientes para trasladarse al Centro Kinésico. “En el proceso de neurorrehabilitación, así como en otros, es clave la adherencia y continuidad de los procesos. Seguramente esta modalidad podrá de ser gran ayuda, además nos permite involucrar a la familia en la rehabilitación del paciente”, asegura.

“Sin duda, esto no reemplaza la sesión presencial, debido a que el contacto kinesiólogo-paciente es fundamental en la terapia, pero nos ayudará a romper una barrera en la asistencia a sesiones y además en otros centros de rehabilitación ya se realiza y tiene buena evidencia en relación a resultados”, concluye.

Por Macarena Rojas

Dirección General de Vinculación con el Medio