Director de la RAE inauguró Año Académico de la PUCV

El académico español Santiago Muñoz Machado desarrolló de manera online desde España la conferencia titulada: “Emergencia, carácter y transformación de los derechos sociales".

25.03.2021

Considerando el contexto de pandemia que enfrenta el mundo y nuestro país, se desarrolló de manera online la Inauguración del Año Académico de la PUCV, que este año contó con la participación del destacado jurista español y actual director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado.

El abogado, que además es presidente de la Asociación de Academias de la Lengua Española y catedrático de derecho administrativo en la Universidad Complutense de Madrid, efectuó desde España la clase inaugural titulada “Emergencia, carácter y transformación de los derechos sociales”.

La ceremonia fue presidida por el Pro Gran Canciller y Administrador Apostólico de Valparaíso, Monseñor Pedro Ossandón; el Vice Gran Canciller, Cristian Eichin; y el rector de la PUCV, Claudio Elórtegui, además de otras autoridades de la Universidad.

Monseñor Ossandón señaló que: “en este año jubilar de San José, nos encomendamos al protector de la Sagrada Familia y de la Iglesia que nos ayude a seguir a Jesús. Este año presentamos al nuevo Vice Gran Canciller, el fraile Cristian Eichin, que además es académico de nuestra Universidad y es franciscano. Le pedimos a San Francisco que nos ayude a comprender y a vivir la experiencia de la fe y la alegría de seguir a Jesús en la PUCV”.

Por su parte, el rector Claudio Elórtegui indicó que la Inauguración del Año Académico constituye uno de los hitos más relevantes en el calendario académico anual. Los fundadores de la Universidad escogieron el Día de la Anunciación a la Virgen para llevar a cabo la apertura de las puertas de la Universidad, un 25 de marzo de 1928.

“Hoy estamos retomando con esta ceremonia una significativa tradición de nuestra Universidad. El año 2020 fue particularmente duro y difícil, tanto por la forma en que la pandemia afectó a las personas y familias que integramos la comunidad universitaria como por la modalidad no presencial, a través de la cual se desarrollaron las funciones propias del quehacer universitario. Quiero agradecer una vez más a académicos, estudiantes, profesionales, directivos y trabajadores de Administración y Servicios por su esfuerzo, compromiso y capacidad, cada uno en sus respectivas funciones para responder de acuerdo a la magnitud del desafío que hemos enfrentado”, precisó.

CONFERENCIA INAUGURAL

El académico y jurista Santiago Muñoz Machado se refirió que históricamente la importancia de los derechos civiles y políticos se desarrollaron antes que los sociales y se establecieron como un dogma que no se configuraron en las constituciones como exigibles por los ciudadanos. “El reconocimiento de los derechos de carácter social no está concretado en las constituciones, sus enunciados se consideran normas programáticas que necesitan de la colaboración del legislador para que puedan ser exigidos por los ciudadanos”, reflexionó.

Al respecto, Muñoz Machado reconoció que los derechos sociales tienen una fuerza expansiva que sirve para caracterizar el grado de desarrollo existente en un Estado y que la creación de nuevos derechos de nuestro tiempo es particularmente visible y marca el progreso y el bienestar de los ciudadanos dentro de un Estado.

“La ejecución de los principios constitucionales dependerá de la ley, inciertamente, pero la Constitución será inequívoca al respecto de la eficacia inmediata de estos derechos, desde las primeras constituciones modernas. Cuando la Revolución Francesa se enfrenta a la desigualdad característica del antiguo régimen, proclama apasionadamente el principio de igualdad como plan de mejora del nuevo sistema. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derecho, las distinciones sociales no pueden fundarse más que en la utilidad común”, explicó.

Posteriormente, el académico se refirió a cómo fue evolucionando la Constitución francesa de 1789 y cómo se fueron incorporando los derechos a la educación y a la asistencia como los primeros de carácter social. “La instrucción es una necesidad para todos, la sociedad debe favorecer con todo su poder los progresos de la razón pública y colocarles al alcance de los ciudadanos”, añadió.

Muñoz Machado se refirió también a la consolidación de los estados de bienestar posteriores al fin de la Segunda Guerra Mundial y el legado de las encíclicas sociales de la Iglesia Católica que fueron marcando un precedente a través de la Doctrina Social de la Iglesia.

Finalmente, el conferencista reflexionó sobre la necesidad de reconocer una serie de derechos sociales y económicos que se han abordado en diversas legislaciones a nivel internacional, como en la Carta Social Europa de 1961, agregando: el derecho al trabajo, a la sindicalización, la negociación colectiva, a la seguridad social, la asistencia social y médica, derecho de la familia a una protección social, jurídica y económica y derecho de los trabajadores emigrantes (y sus familias) de ser protegidos y asistidos.

Durante los últimos años, se han efectuado una serie de modificaciones a la Carta por parte del parlamento europeo incorporando nuevos derechos sociales, entre ellos: la renta mínima, la inclusión de personas con alguna discapacidad, los cuidados de larga duración o los derechos a la vivienda, entre otros.  

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio