Filosofía: Alumno obtuvo distinción en Concurso "Talento Emprendedor PUCV - Premio Revelación

Cristóbal Gómez Moya realizó el proyecto titulado “Laboratorio filosófico infantil”.

11.01.2021

La convocatoria del concurso "Talento Emprendedor PUCV - Premio Revelación", auspiciada por Santander, tuvo por objetivo evidenciar diferentes características del liderazgo emprendedor en los estudiantes de pregrado, además de fomentar la aplicación de conocimiento disciplinar en la generación de propuestas innovadoras. El concurso contempló la postulación de 35 proyectos de las diferentes facultades, demostrando un gran nivel de participación y capacidad propositiva de los estudiantes PUCV.

En esta versión del concurso la Dirección de Innovación y Emprendimiento (DIE PUCV) implementó un modelo colaborativo para el reconocimiento al talento emprendedor por medio de menciones honrosas, entregando la posibilidad de que los profesores/as reconocieran los mejores proyectos desarrollados en el marco de sus propias asignaturas. En este contexto, el profesor Eusebio Nájera (Instituto de Filosofía PUCV), quien ha participado activamente en los últimos años en diferentes convocatorias de la DIE, fue uno de los docentes que entregó una mención honrosa por la asignatura "Didáctica".

El proyecto “Laboratorio Filosófico Infantil” de Cristobal Gomez Moya, alumno de quinto año de la carrera de Pedagogía en Filosofía PUCV, recibió un premio en dinero, además se reconocieron todos los proyectos ganadores en una ceremonia final del concurso, realizada el martes 5 de enero, la que contó con la participación de alumnos/as, profesores y autoridades de la PUCV.

Sobre el “Laboratorio Filosófico Infantil”

“El mayor problema que enfrentamos en la actualidad es el acceso a las tecnologías sin ninguna mediación que afecte a los niños y niñas, esta es una fuente de información tan grande que a veces es difícil de reconocer lo verdadero de lo falso. Esto provoca una dificultad muy grande cuando se trata de reconocer conocimientos verdaderos de los falsos, algo no menor que también puede terminar afectando algunas habilidades cognitivas necesarias para el desarrollo de un pensamiento crítico, comunicativo, reflexivo y colaborativo”, señaló Cristóbal Gómez Moya, estudiante de quinto año del Instituto de Filosofía PUCV, que se adjudicó una mención honrosa con su proyecto titulado “Laboratorio filosófico infantil”.

El alumno agregó que al llamar a su iniciativa laboratorio se debe pensar “en un lugar para experimentar. Y qué mejor que experimentar filosofía con infantes, dado que en ellos existe una capacidad natural por la curiosidad y las preguntas. Centrarnos en los niños y niñas de manera que ellos sean los verdaderos protagonistas y cientistas de las preguntas, logrando un trabajo colaborativo que busque desarrollar ciertas respuestas a la pregunta que nacen de ellos mismos”.

Gómez señala que el uso de la pregunta es fundamental en la filosofía, disciplina que siempre se ha movido por ellas y a partir de éstas busca respuestas. “ La filosofía nunca se ha encerrado en un solo ámbito, puesto que se pregunta acerca de diferentes ámbitos de las ciencias, las lenguas, la historia y demás. Además, la filosofía con niños (W. Kohan) es una metodología didáctica que se centra en enseñar a hacer filosofía por medio del dejar ser. Por ello, cuando los niños y niñas se hacen preguntas es con intención de buscar una respuesta a su curiosidad y aquí es donde la filosofía entra al tener las herramientas para poder guiar a una respuesta razonable que siga ciertos principios, para así llegar a un conocimiento verdadero”, explicó el alumno.

Gomez agregó que este laboratorio abre las oportunidades para generar un espacio de discusión y reconocimiento de la realidad; en una época en donde el desarrollo del pensamiento crítico y especulativo se ve interrumpido al estar todo lleno de post-verdades. “Debemos abrir un espacio que sea de utilidad para el futuro de los niños y niñas. Esto es importante dado que por medio de las preguntas se puede lograr mantener un pensamiento propio, reflexivo y comunicativo. Habilidades esenciales para vivir y desarrollarse completamente dentro de la sociedad, donde cada vez más las post-verdades y las fuentes de información falsas son más comunes provocando finalmente que pueda ser contraproducente”.

Por Natalia Cabrera Vásquez

Instituto de Filosofía