Monseñor Pedro Ossandón preside Eucaristía con motivo del Día del Sagrado Corazón de Jesús

La misa se desarrolló con la participación de algunas autoridades y académicos de la Universidad en la Catedral de Valparaíso.

11.06.2021

En la Catedral de Valparaíso se efectuó la tradicional Eucaristía con motivo del Día del Sagrado Corazón de Jesús, patrono de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, cumpliendo con todas las normas de prevención propuestas por el Ministerio de Salud de nuestro país.

La misa fue presidida por el Pro Gran Canciller y Administrador Apostólico de la Diócesis de Valparaíso, Monseñor Pedro Ossandón Buljevic y por el Vice Gran Canciller de la Universidad, padre Cristian Eichin.

A la actividad asistieron un grupo de autoridades de la PUCV, entre ellos estaba el vicerrector Académico, Nelson Vásquez; el vicerrector de Investigación y Estudios Avanzados, Joel Saavedra; el Pro Secretario General, Fernando Castillo; la contralora Lorena Carvajal; la decana de la Facultad de Ciencias Agronómicas y de los Alimentos, Ximena Besoaín; la decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, María Teresa Blanco; la representantes del Capítulo Académico, Silvia Arriagada; la académica del Instituto de Química, Margarita Bagnara; la presidenta del Sindicato Alberto Hurtado, Lorena Yáñez; y el presidente del Sindicato número 1, Osvaldo León.

Monseñor Ossandón destacó que la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús nos lleva a preguntarnos “dónde encontramos a Dios”. En Jesús y en su corazón traspasado. “Ahí donde la carne humana sufre, está herida, en el dolor de todas las personas y en las víctimas de todos los tiempos. Podríamos decir, encontramos a Dios: en la Segunda Guerra Mundial con los campos de concentración de nuestros padres y hermanos judíos. En ese dolor, en esa tragedia está Cristo, haciendo propio el dolor de miles de personas. Para encontrar a Dios, vamos al encuentro de los que sufren”, reflexionó.

Dios tiene un corazón bondadoso, paciente, que ofrece la vida por nosotros, que nos perdonó y nos da la paz, añadió. “El Sagrado Corazón de Jesús nos enseña que Dios es bueno, clemente y compasivo, nos entrega su vida en la cruz para darnos su amor y propio espíritu para que hagamos lo mismo que Dios en Cristo Jesús”, añadió.

Monseñor Ossandón precisó que Jesús nos trata como hijos y hermanos. Hay que cultivar la fraternidad dentro de la Universidad. En ese sentido, se refirió a tres principios del Sagrado Corazón que orientan a la PUCV: El respeto y la valoración de toda persona humana, la persona es el centro, no la economía y la eficacia, no la rentabilidad, la persona. El segundo es la convivencia fraterna y solidaria. El tercero, se relaciona con la misión, es que somos una universidad volcada al servicio de Chile.

“El primero se aplica en el buen trato, lo que más destruye nuestra vida es cuando no nos tratamos con amor, reconociendo la dignidad de cada uno. El segundo es la cultura del encuentro que tiene como sello el perdón y la reconciliación. El tercero se vincula al desarrollo humano integral”, concluyó.

La Eucaristía completa puede verse a continuación. 

Dirección General de Vinculación con el Medio