EFI participa en proyecto de inclusión social de la Fundación Miradas Compartidas

La Escuela de Educación Física de la PUCV viene participando desde el 2018 como socio estratégico de las actividades que esta organización desarrolla en la Región.

08.04.2020

La Fundación Miradas Compartidas brinda espacios de ocio y entretención a jóvenes con síndrome de down, autismo, asperger, epilepsia refractaria, entre otros, con el objetivo de contribuir a su inclusión social. La organización se enfoca en personas con necesidades educativas diferentes, que sobrepasan la mayoría de edad especialmente, debido a la falta de políticas públicas y actividades de este tipo enfocados en ellos.

“La Escuela de Educación Física es un socio estratégico para las actividades que la Fundación Miradas Compartidas (MC) desarrolla en la Región, por cuanto tenemos un convenio en donde ponemos a disposición de esta entidad, sin costo para sus beneficiarios, las instalaciones deportivas durante los días sábados. A su vez nuestros estudiantes pueden aprender más sobre el ámbito de la educación física adaptada para los participantes de estos programas”, informó Luis Espinoza, director de EFI PUCV.

“Esta alianza, que comenzó el año 2018, se originó gracias a nuestra ex alumna Maite Olavarría. Ella junto a su hermano Felipe, son parte de esta fundación sin fines de lucro, cuyas oficinas centrales se encuentran en Santiago. Maite actualmente cumple el rol de coordinadora y representante de la Región de Valparaíso para Miradas Compartidas, siendo una exitosa iniciativa que actualmente tiene cobertura a nivel nacional”, precisó Espinoza.

El académico agregó que el Centro de Estudiantes de EFI coordina quiénes participan, sumándose a la iniciativa profesores en formación que acompañan en las actividades a los niños y jóvenes.

“Miradas Compartidas ofrece un conjunto de 20 talleres en la Región (principalmente de implicancia motriz).  Por ahora en nuestra Escuela ofrecemos los talleres de Básquetbol y Escuela de Motricidad. Como profesores participan estudiantes de nuestra Escuela, que normalmente están asociados a alguna asignatura y en consecuencia cumplen tareas de experiencia práctica”, puntualizó el académico.

Por Natalia Cabrera Vásquez

Facultad de Filosofía y Educación