Escuela de Trabajo Social participa en Webinar sobre la discusión de la actual Ley de Garantía de Derechos de niños, niñas y adolescentes

En el espacio se analizaron los nudos críticos que tiene la actual Ley de Garantía de Derechos de niños, niñas y adolescentes, que se está tramitando en el Congreso, cuáles son sus contradicciones y los ejes centrales que aseguren su buen vivir.

19.05.2021

Con una exitosa convocatoria se llevó a cabo el Webinar “Nudos Críticos del actual trámite de la Ley de Garantía de Niñeces y Adolescencias en Chile”, con el objetivo de discutir y relevar los temas centrales de ella y cómo distintos actores deben incidir para que responda a un compromiso real y transversal en que se prioricen los derechos a los espacios y territorios donde los niños, niñas y adolescentes hacen su vida.

En la instancia participaron la psicóloga y profesora de la Escuela de Trabajo Social de nuestra Universidad, Claudia Espinoza, quien además es promotora y facilitadora de procesos de participación protagónica de niños y niñas; el presentador principal fue Jorge Martínez, sociólogo y secretario del Bloque por la Infancia, red que se dedica a incidir en instancias del Estado para que la ley sea congruente con la Convención Internacional de los Derechos de Niños y niñas; y David Ordenes, educador y facilitador del Movimiento Movilizándonos, que ha sido impulsor para que se generen espacios donde niñeces y adolescencias dialoguen y propongan cuáles son las temáticas más relevantes para ellos.

Jorge Martínez expuso la historia y contexto sobre cómo se ha ido tramitando este proyecto, que ya está en su última etapa para que se promulgue como ley. Asimismo, analizó los principios que se reconocen en esta ley en cuanto a derecho garantía, realizó una reflexión básica del sistema y sostuvo que hay tres puntos que todavía deben desarrollarse: protección administrativa, es decir, que exista una mención específica sobre qué entidades son las responsables del cumplimiento de derechos; participación; y una política de prevención frente a la vulneración de sus derechos.

Por su parte, Claudia Espinoza, explicó tres puntos sobre los cuáles se centró su exposición. En primer lugar, el aporte del enfoque comunitario “para abordar la perspectiva del trabajo territorial y, por lo tanto, la promoción de derecho con todos los actores involucrados, actores institucionales y actores comunitarios”. Lo segundo, relacionado a la necesidad de “modificar las formas y las lógicas del financiamiento a la política de niñez”; y por último, “la relevancia de la participación también de niños y niñas, la participación de todos los actores también y en ese punto la necesidad de fortalecer a todos los co garantes incluidos los co garantes de carácter comunitario como también las responsabilidades que tienen empresas y medios de comunicación en ello”.

Desde estas perspectivas, la actividad se hace muy relevante para hacer visible los desafíos que tienen por delante trabajadores/as sociales en la promoción de derechos y la prevención a sus vulneraciones. Así lo plantearon Claudia Espinoza y David Ordenes.

“Para nosotros como Escuela de Trabajo Social es muy interesante pues hay diversas iniciativas que estamos llevando a cabo que puedan ser una gran contribución para los desafíos que se nos vienen en materia de políticas públicas de niñez”, señaló la docente y añadió que otros espacios como el diplomado de Enfoque Comunitario y Niñez, la experiencia de la Red de Promoción de Derechos de Barrio Puerto- Cordillera pueden ser un aporte.

En tanto, David Ordenes, destacó el encuentro, ya que se analiza lo que tiene que ver con participación vinculante, autonomía progresiva, rol de la familia, respecto de los procesos de participación democráticos de los niños y niña, lo que es fundamental. “Por lo tanto, hay que seguir demandando de que una Ley de Garantía de Derechos, además, ojalá esté contextualizada en la nueva Constitución, de manera que esta ley tenga todos los derechos contemplados para un aterrizaje real, concreto, para que los niños y las niñas tengan un buen vivir”, puntualizó.

Por Ivannia Cordero

Escuela de Trabajo Social